arquitasa1


IMPUESTO SUCESIONES: MEJOR MORIR EN MADRID

IMPUESTO SUCESIONES: MEJOR MORIR EN MADRID

El impuesto de sucesiones se ha convertido en una de las mayores muestras de desigualdad entre los ciudadanos españoles en función de la Comunidad Autónoma donde residan. A modo de disparatado ejemplo, dos hermanos que residen en diferentes Autonomías y que acaban de heredar de su padre, recientemente fallecido, a partes iguales, pueden tener que llegar a abonar una cantidad enormemente superior uno que otro, pudiendo llevar al más perjudicado a renunciar a su herencia por no poder hacer frente a los impuestos de la Comunidad donde vive.

Estos días ha tenido mucha transcendencia mediática la indignación de una anciana asturiana, Clavelina García, que se ha convertido en un símbolo en la lucha contra esta injusticia discriminatoria, recogiendo más de 5.000 firmas e iniciando una batalla legal desde Pola de Siero.

No estamos opinado en este momento sobre la conveniencia del impuesto que grava las herencias, que consideramos justo, ni sobre su importe, sino sobre la gran desigualdad que provoca entre ciudadanos que residan en diferentes CC AA, incluso cuando reciben el mismo importe por el mismo concepto. Un heredero del mismo padre que viva en Andalucía pagará, más o menos, diez veces más que un hermano suyo residente en Madrid.  Por ejemplo, por una herencia de 800.000 € se pagarían unos 165.000 € en Andalucía y unos 1.500 € en Madrid, es decir, una cantidad 100 veces superior.

 En la recientemente celebrada “Conferencia de Presidentes de Comunidades Autónomas”, mostraron su acuerdo en “armonizar” tanto los impuestos de Sucesiones, como los derivados de las Donaciones. Así mismo el actual Ministerio de Hacienda es partidario de llevar a cabo la referida armonización. Pero como todas estas declaraciones se producen de una forma muy ambigua y difusa, probablemente sea nuevamente la denostada Europa la que tenga que obligar a corregir esta grave desigualdad entre ciudadanos de un mismo estado.

En ARQUITASA estamos especializados en valorar los distintos bienes que se reparten en una herencia y constatamos los graves desajustes que se generan, una vez tasados los diferentes bienes, por el asunto aquí planteado que altera sustancialmente el valor final de la parte recibida por cada heredero en función de donde reside. La desigualdad ya no se produce por el lugar de nacimiento, sino por el lugar de residencia. Leer más aquí

Enviar comentario

logo-arquitasa

Recibe noticias de Arquitasa

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir información puntual de cursos y noticias de www.arquitasa.com

¡Enhorabuena! Te has suscrito correctamente.

Pin It on Pinterest