arquitasa1


LA LAPONIA ESPAÑOLA SE DESANGRA

LA LAPONIA ESPAÑOLA SE DESANGRA

Los españoles nos estamos agrupando para vivir en muy pocos lugares, dejando grandes extensiones de territorio prácticamente deshabitado. El éxodo del campo a las ciudades es un fenómeno generalizado en todo el planeta, pero en España se ve agravado porque esa concentración de población se da en pocas ciudades, a pesar del esfuerzo de las diferentes Comunidades Autónomas para evitar el referido fenómeno. La mayor parte de la población peninsular se concentra en la cornisa cantábrica, en el eje mediterráneo y en la unión de ambos, esto es, el Valle del Ebro, además de lógicamente en el área metropolitana de Madrid. El resto se va convirtiendo, poco a poco, en un desierto.

Pero dentro de este vacío mesetario existe un área donde el fenómeno es más grave: La Serranía Celtibérica  es un territorio que se extiende por diez provincias españolas y que empieza a ser conocido como “Laponia Sur”, por su bajísima densidad de población. Serranía Celtibérica también es el nombre de una asociación que estudia y trata de aminorar los efectos del fenómeno.

Y dentro de la deshabitada área, es especialmente grave la situación del área de los Montes Universales, una comarca entre Teruel y Cuenca, con una densidad de población inferir a la de la citada Laponia. La comarca tiene, aproximadamente 3.500 kilómetros cuadrados, extensión similar a la de Guipúzcoa y una población de 5.700 personas, es decir, una densidad de población de 1,63 habitantes por Km2, cuando en Lappi, la región más septentrional de Escandinavia, ya en el Polo Norte, con unas dificilísimas condiciones de vida, tienen 1,87 habitantes por kilómetro cuadrado, aunque si contamos solo a los residentes permanentes la densidad disminuye más. En pueblos como Toril, situado a 250 kilómetros de Madrid y 150 de Valencia, sólo viven cuatro habitantes.

Cruzar la “Laponia española” es avanzar a través del silencio, los únicos ruidos que lo interrumpen provienen de pájaros, cencerros de algún rebaño o árboles que se mecen al viento. La población biológica se está extinguiendo. Es difícil comprender que esta dramática situación de pueblos vacíos, pero construidos, relativamente bien comunicados, pueda convivir con otros problemas actuales como la llamada inmigración ilegal o los refugiados que huyen del hambre y la guerra. Creemos que se podrían implementar políticas para que estas zonas pudieran ser repobladas, solucionando además de muchos problemas humanitarios, otros de equilibrio territorial. Leer más aquí

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-arquitasa

Recibe noticias de Arquitasa

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir información puntual de cursos y noticias de www.arquitasa.com

¡Enhorabuena! Te has suscrito correctamente.

Pin It on Pinterest