LA DEMOGRAFÍA ESTÁ BAJANDO EL PRECIO DE LA VIVIENDA | arquitasa

LA DEMOGRAFÍA ESTÁ BAJANDO EL PRECIO DE LA VIVIENDA | arquitasa

Cada vez nacen menos niños en los países de nuestro entorno, llegando a ser preocupante la evolución demográfica española, donde han saltado todas las alarmas. En algunas Comunidades Autónomas, como Asturias, el crecimiento vegetativo está siendo negativo en los últimos años. A todos los problemas que acarreará en el futuro el envejecimiento de nuestra sociedad, se añaden otros inducidos, con graves efectos en el corto plazo.

Entre estos problemas está una ralentización, en algunos casos, paralización total, de importantes sectores de nuestra economía, como es el caso de la construcción residencial. Pero también la baja demografía está contribuyendo a una disminución del valor de nuestras viviendas  y con ello al valor del patrimonio de las clases medias españolas. Ante la incertidumbre de la situación de las pensiones en el futuro, muchas personas confiaban en poder obtener algún rendimiento a su pequeño patrimonio para ayudar a transitar, de una forma digna, por los últimos años de su vida. Pero parece que la evolución de los acontecimientos va a dificultar que se pueda realizar lo referido.

Durante varias décadas diferentes factores contribuyeron simultáneamente a aumentar la demanda de viviendas. Entre ellos estaba la inmigración interna, con una población muy numerosa que se trasladaba a las ciudades dejando el campo y pequeños pueblos. También el fenómeno contrario al que ahora describimos, esto es, el crecimiento demográfico, con el llamado “baby boom”, de los años 50 y 60. Por supuesto, también influía la evolución positiva de la economía, analizada en largos periodos y por otro lado, aspectos psicológicos relacionados con la educación que recibíamos que contribuía a que todos quisiéramos ser pequeños propietarios.

El aumento progresivo de la demanda hacía subir el precio de la vivienda, lo que contribuía a la aparición de “elementos especuladores”, que tiraban al alza tanto del número de viviendas demandadas, como de su valor.

En la década pasada aparecieron nuevos factores, añadidos a los tradicionales, que elevaron importantemente la referida demanda. Entre estos factores estaban la inmigración externa en sus dos componentes diferenciados, la de bajos recursos, que venía a buscarse un futuro y la de alto poder adquisitivo, que había optado por una plácida jubilación, con los atractivos que ofrecía nuestro país. Este aumento de población, ahora producido por la inmigración, contribuyó al aumento generalizado del Valor de la vivienda.

Otro factor a tener en cuenta en el aumento de la demanda fue la aparición de nuevos modelos familiares y la permanente transformación de los modelos tradicionales. Los divorcios, separaciones, posteriores nuevas uniones, hacían que de una familia salieran nuevas familias, duplicando o triplicando la necesidad de viviendas que resolvieran las nuevas situaciones. También aumentó considerablemente el número de individuos, solteros, divorciados, etc..  que demandaban una vivienda para un solitario habitante.

Todas estas razones y alguna más, cada una de ellas en solitario y todas ellas juntas, provocaron una elevada demanda de viviendas, que se mantuvo y aumentó progresivamente durante lustros, con una situación exagerada, casi caricaturesca, que se produjo en los siete primeros años del actual siglo. Pero todo acabó con el gran crack, con la explosión de la famosa “burbuja inmobiliaria”, que dejó miles de viviendas tristes y vacías, miles de viviendas sin acabar y miles de viviendas proyectadas pero sin empezar.

Ahora, con una mejor situación económica, se va recuperando la demanda, pero de una manera muy selectiva, tanto geográfica como tipológicamente. Al ir cambiando lentamente el modelo productivo, muchos de los inmigrantes que habían venido a trabajar, se han ido para no volver. Los jubilados ricos siguen viniendo, pero demandan unas viviendas específicas y en determinadas zonas. Los nuevos modelos familiares y los “lobos solitarios” van creciendo, demandando unas viviendas que, probablemente, no existen. Pero el principal factor que afecta a la demanda, esto es, el demográfico, no cesa de disminuir.

Es difícil encontrar familias con más de dos hijos, oscilando entre cero, uno y como mucho, “la famosa parejita”, con lo cual el crecimiento vegetativo ha pasado a ser negativo. Como este fenómeno lleva produciéndose más de treinta años, estos hijos que deberían estar formando sus hogares, en la concepción tradicional de la cronología vital, además de ser muy pocos, siguen viviendo con sus padres.

Por lo tanto, con un gran número de viviendas vacías, con la clara disminución de la inmigración y con muy pocos jóvenes demandando viviendas, es muy difícil que se reactive el sector de la construcción de nuevas viviendas y lógicamente el Valor de las viviendas existentes seguirá bajando, por superar la oferta a la demanda. Todo ello, con la excepción de las viviendas para ricos  jubilados y para, dentro de los nuevos modelos familiares e individuos solitarios, los que tengan un alto poder adquisitivo. En estas excepciones, el problema es otro, es que no existen las viviendas demandadas, pero ese asunto será objeto de otro post.

El fenómeno relatado puede seguir aumentando progresivamente y convertirse en peligroso si no se acometen medidas correctoras. El número de nacimientos sigue disminuyendo y el crecimiento vegetativo negativo, creciendo. Puede ser muy triste ver el envejecimiento de nuestras ciudades,  puede ser muy triste ver disminuir la diversidad de nuestro entorno, pero aquí, en ARQUITASA, advertimos que además el decrecimiento vegetativo influye en la disminución del valor de nuestras viviendas y de nuestras expectativas económicas futuras. Por todo ello, abogamos por políticas de fomento de la natalidad y aconsejamos reproducirse más.

@ArquitasaSA

Trackbacks/Pingbacks

  1. LA DEMOGRAFÍA ESTÁ BAJANDO EL PRECIO DE LA VIVIENDA. | STEPIEN Y BARNO - […] Accede al artículo, AQUÍ […]

Enviar comentario

Recibe noticias de Arquitasa

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir información puntual de cursos y noticias de www.arquitasa.com

¡Enhorabuena! Te has suscrito correctamente.

Pin It on Pinterest