La Rehabilitación En Galicia, De La Edificación Al Paisaje | Susana Rodriguez

La Rehabilitación En Galicia, De La Edificación Al Paisaje | Susana Rodriguez

Hace un año la Unión Europea declaraba 2018 como el Año Europeo del Patrimonio Cultural y, con ese motivo, se inauguraba una exposición sobre la protección patrimonial y la transformación de la ciudad de Santiago de Compostela, con fondos del Archivo Histórico de Galicia.

Viendo los planos y fotografías de la exposición resulta sorprendente ver el cambio que sufrió la ciudad durante esos 40 años que abarcaron la época del “desarrollismo”: entre los 60 y finales de los años 80 del siglo pasado.

2-ConvertImage-ConvertImage

Fue en los años 40 cuando la ciudad de Santiago, junto con la de Toledo, fueron declaradas Monumento Histórico Artístico con el objeto de garantizar la conservación, no sólo de sus monumentos, sino también del conjunto urbano en sí mismo, por su singularidad y valor estético.

3-ConvertImage-ConvertImage

A partir de entonces ayuntamiento y propietarios de inmuebles situados en zona histórica quedaban obligados a la más estricta observación de las Leyes del Tesoro Artístico Municipal y de Ensanche de Poblaciones y sujetos a la supervisión de un comisario nombrado por el Ministerio de Educación Nacional; se publican una serie de instrucciones que deben seguir las obras de rehabilitación en los conjuntos histórico-artísticos y, para velar por su cumplimiento, se crean las comisiones de patrimonio: estatales primero y autonómicas posteriormente.

Con la transferencia de funciones del estado a la comunidad autónoma, la Xunta de Galicia crea la Comisión de Patrimonio Histórico de la Ciudad y del Camino de Santiago que debía valorar y autorizar las intervenciones en el ámbito protegido.

A partir de la segunda mitad de los años sesenta se acelera el ritmo del crecimiento urbanístico y, en apenas cuatro décadas, se duplica la población de Santiago llegando a alcanzar el nivel actual.

4-ConvertImage

En esta época, a principios de los noventa, en la universidad eran escasas las referencias a la rehabilitación arquitectónica; en ninguna de las materias que se impartían recuerdo haber realizado ningún ejercicio sobre la rehabilitación de edificios. Sin embargo pronto nos dimos cuenta de que la rehabilitación iba a ocupar una parte muy importante en el desarrollo de nuestra profesión.

Desde las administraciones públicas se promovían este tipo de obras a través de ayudas económicas procedentes principalmente de Europa, para potenciar el desarrollo local de los estados miembros y en la universidad comenzaban a surgir programas de doctorado y cursos de postgrado para especializarse en esta cuestión.

Las oficinas de rehabilitación municipales comenzaban a generalizarse y a poner en valor todas construcciones y elementos urbanos históricos, no sólo las fachadas de los edificios.

En los catálogos de elementos protegidos se recogen edificaciones “ordinarias” además de los edificios singulares y, si bien en principio se protegía especialmente su fachada y volumen exterior por su valor ambiental para el conjunto del casco histórico, comienzan a protegerse otros elementos arquitectónicos como núcleos de escaleras, patios interiores y la estructura y distribución de los edificios históricos.

5-ConvertImage

Alzado Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Conservación Artística de Pontevedra

Los arquitectos se enfrentaban a estas obras con las “herramientas” que habían adquirido para la construcción de edificios nuevos adaptándolas, con mayor o menor criterio, a la rehabilitación de edificios existentes. Eso, en el mejor de los casos, en los que los promotores contaban con técnicos para la correcta ejecución de las obras y no se optaba por el “vai facendo”.

El casco histórico de Santiago de Compostela fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985 tras lo que se hizo evidente la necesidad de rehabilitar el caserío existente dotándolo de las condiciones de habitabilidad suficientes para que los ciudadanos quisieran volver a ocupar estas viviendas.

A diferencia con otras ciudades gallegas en las que durante los años de “desarrollismo” se destruyó gran parte de las edificaciones antiguas de los cascos históricos al ser sustituidas por nuevos edificios, en la pequeña población de Santiago se optó por abandonar las viejas viviendas trasladándose al ensanche y a otros barrios que surgían alrededor de la “zona vieja”. Esta situación de abandono permitió, sin embargo, mantener la estructura del caserío y muchos de sus elementos arquitectónicos y constructivos intactos.

6-ConvertImage-ConvertImage

Detalle de fachada de edificio rehabilitado en el casco histórico de Santiago.

Fuente: Consorcio de Santiago de Compostela.

Existía una importante base sobre la que trabajar pero no el conocimiento necesario sobre esta estructura histórica. Los arquitectos recién formados sabíamos calcular estructuras de madera laminada pero valorar la estabilidad de una estructura existente y recuperar las piezas dañadas o sustituirlas por otras que trabajaran en conjunto con las anteriores tuvimos que aprenderlo, en muchos casos, sobre la marcha.

Al principio había cierta reticencia para recuperar los elementos constructivos originales del edificio. Desde el punto de vista técnico: por la falta de formación sobre su funcionamiento y por las dudas sobre la conveniente justificación de sus prestaciones frente a las exigencias de la normativa actual. Desde el punto de vista del propietario del edificio estos elementos eran comúnmente considerados como un “estorbo”, ocupaban mucho y no servían para nada.

7-ConvertImage

Detalle de rehabilitación de elementos singulares en edificio. Casas Reáis. 2C Arquitectos

La inclusión de muchos edificios en los catálogos de protección de los cascos históricos provocó, además de reticencias por parte de los propietarios, la consideración de ciertos elementos de los edificios a los que, hasta el momento, no se les había dado valor. Así, el trazado de las escaleras o la disposición de patios interiores pasaban a tener “oficialmente” la consideración de elementos protegidos que se solía reservar a las fachadas principales.

Esto dio lugar a muchos debates con propietarios de edificios históricos que no entendían porqué no podían eliminar el muro medianero de mampostería sustituyéndolo por una estructura de hormigón lo que les permitiría incrementar notablemente la superficie interior del edificio; o la obligación de mantener una “lareira” de piedra encastrada en el muro, por el mismo motivo.

En esta importante tarea de información y formación, no sólo a propietarios sino también a técnicos acostumbrados a trabajar de otra manera, tuvieron mucho que ver las oficinas de rehabilitación y, en el caso de Santiago de Compostela, también el Consorcio: una entidad que integra tres administraciones: la de los gobiernos estatal y autonómico y local; con el objetivo, entre otros, de coordinar recursos y esfuerzos en la recuperación de su casco histórico.

8-ConvertImage-ConvertImage

A través de las ayudas para la realización de obras de rehabilitación se llegaba a propietarios a los que se informaba, asesoraba y guiaba durante el proceso. También se apoyaba y guiaba a los técnicos para recuperar los sistemas constructivos originales; para ello fue necesario recurrir a artesanos de la madera, la piedra y la forja y hacer un intenso trabajo de recopilación de información y documentación de las técnicas tradicionales a través de publicaciones, cursos y conferencias.

Una de estas actividades formativas fue el Aula de Rehabilitación y Renovación Urbana; una ambiciosa iniciativa que consiguió contagiar a los arquitectos y aparejadores implicados en proyectos de rehabilitación la pasión por el conocimiento y el respeto por nuestra historia constructiva.

9-ConvertImage-ConvertImage

Con el tiempo adquirió la categoría de máster dependiente de la Universidad de Santiago pero, en sus orígenes, el “Aula” no aportaba ningún título académico al currículo. El objetivo de los que asistimos era el de profundizar en la práctica de la rehabilitación arquitectónica de la mano de técnicos experimentados y con la tutela de reputados arquitectos como Víctor López Cotelo, Manolo Gallego, Ricardo Aroca, Enrique Nuere o Ignacio Paricio a los que, a lo largo de los años en los que se celebraron ediciones de este curso, se fueron sumando reputados arquitectos.

En las primeras ediciones los trabajos se centraban en la rehabilitación de edificios del casco histórico pero fueron diversificándose, atendiendo al objetivo descrito en el título del taller: “Renovación Urbana”. Así, entre otros, se estudió la renovación de los entornos urbanos creados entre el caserío de la ciudad histórica o en ámbitos “extramuros”. Con el objetivo de recuperar su esencia y revitalizar el espacio urbano colindante se afrontaron estos proyectos que han dado paso a importantes obras de rehabilitación urbana en Santiago.

10-ConvertImage-ConvertImage

Rehabilitación del espacio urbano de San Clemente. Abalo Alonso Arquitectos

Poco a poco el concepto de Paisaje se iba integrando con el de Rehabilitación. El territorio gallego cuenta con un gran valor paisajístico pero, en algunos casos, se encuentra degradado.

Poner en valor estos lugares, recuperarlos para el deleite y la contemplación; protegerlos e incorporarlos al patrimonio inmaterial es cada vez más frecuente en Galicia. Prueba de ello son las numerosas obras realizadas a lo largo del territorio gallego encargadas de recuperar y poner en valor espacios naturales con gran valor ambiental.

11-ConvertImage-ConvertImage

Mirador da Pedra da Ra. Carlos Seoane arquitecto, Héctor Santos- Díez fotografía

La rehabilitación se extiende al paisaje y no se limita ya a las edificaciones ni al espacio urbano. El paisaje como elemento especialmente vinculado a la calidad de vida, a la puesta en valor del territorio, a la calidad del entorno.

Después del crecimiento desenfrenado de los últimos tiempos, la recuperación de lo existente, lo material y lo inmaterial, no solo es el futuro: ya es el presente; orgullosos de nuestra historia, de nuestra gente y de nuestros lugares.

Susana Rodríguez Carballido | Arquitecta

@susanAsesorArq

 Artículos Relacionados

  1. ALEJANDRO DE LA SOTA, PROFETA EN SU TIERRA | SUSANA RODRIGUEZ
  2. ARCHIVES – JOURNAL OF ARQUITECTURE | SUSANA RODRÍGUEZ
  3. EL LEGADO DE LA ESCUELA DE PORTO | SUSANA RODRÍGUEZ

 

Llamar ahora

Recibe noticias de Arquitasa

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir información puntual de cursos y noticias de www.arquitasa.com

¡Enhorabuena! Te has suscrito correctamente.

Pin It on Pinterest